Se habla de
Jazz y emoción, de Paraguay a Chile

Jazz y emoción, de Paraguay a Chile

Con la emoción tanto de artistas como del público impregnada en el ambiente, el miércoles pasado se celebró la primera noche del festival Asujazz 2019, en la Manzana de la Rivera.

El jazz, ese género libre que todo lo atraviesa, fue en esta jornada una paleta de las diversas expresiones con que se puede encantar a la gente. Tres propuestas bien diferentes, pero todas potentes, cumplieron con eso e hicieron que el público disfrute la noche de principio a fin.

El primero en salir a escena fue el bluesero Gustavo Sánchez Haase, que inició su actuación con su propuesta One Man Band. El músico guaireño conserva intacta su vena rockera, la que se adhiere con gran soltura a un blues bien tradicional. Así, con una facilidad para ejecutar la guitarra eléctrica, dos bombos y un platillo con el pie, el kazoo, y cantar al mismo tiempo, transportó al público de Asunción a Mississipi.

A él se sumó luego The Posadas Jung Band, conformada por los argentinos Jorge Pili Gonzálvez (tuba, washtub y bajo acústico) y Gabriel Tito Agulla (guitarra resonadora slide).

Sánchez Haase presentó así temas propios enmarcados principalmente en el blues rock. Algunos de ellos formarán parte de un futuro disco, según anunció. Con los argentinos, se generó una conexión y pura entrega, dejando al público efusivo, a la espera del próximo show.

Seguidamente llegó el turno de la propuesta de Pedro Martínez Trío junto a la cantante Lizza Bogado, cargado de una bella y dulce contundencia musical.

Este proyecto, que fue estrenado en 2015, conjuga acertadamente la elegante estética musical del trío formado por Pedro Martínez (guitarra), Chino Corvalán (bajo) y Gonzalo Resquín (batería), y la experiencia y la presencia escénica de Lizza Bogado.

Ellos hicieron temas como “Oración del remanso”, “Marina”, “Recuerdo de Ypacaraí” y “Puente de los suspiros”, en tanto una energía fresca fluía de manera evidente. Lo generado así en el escenario llegó al público de tal manera que las personas sonreían de satisfacción, cantaban y acompañaban con las habituales palmas.

El trío sonó con exactitud y tuvo luminosos momentos donde guitarra, batería y bajo se cruzaban con la delicadeza que los caracteriza. La voz enérgica de Lizza, cargada de pasión, arrulló y emocionó a todos.

El final llegó con Felipe Duhart Quinteto, de un sorprendente y explosivo jazz con acento chileno, que conquistó desde la primera nota. El grupo, liderado por el guitarrista Felipe Duhart, se llevó una doble ovación del público gracias a una pisada marcada por el virtuosismo y la honestidad de su ejecución.

La banda se conforma además por Gustavo Díaz (batería), Óscar Pizarro (piano), Agustín Moya (saxo) y Milton Russell (contrabajo). Duhart presentó temas de estreno, como también algunos que conforman su primer disco solista “Huerquehue”.

El grupo descolló, tanto al tocar como ensamble y cuando cada uno se apoderaba de la atención con admirables solos, que por poco no exprimían todas las posibilidades sonoras de sus instrumentos. Un toque limpio e impecable, marcó también la esencia de este quinteto, con una sonoridad definida por la fusión, lo que hace que el grupo se pasee, por ejemplo, de un movido funk a una mirada latinoamericana atrapante. Sin dudas, cinco músicos chilenos para tener en cuenta.

Fuente: ABC Digital.

Lea también

Foto de 'Exitoso Festival de la Raza'
Foto de 'El joven Martín Portillo, una revelación'
Foto de 'Domingo de teatro, una opción cultural para disfrutar en familia'
Foto de 'Villarrica se alista para la gran noche del Festival de la Raza'

Comentarios