Fecha Actual

Bus chatarra sin frenos embistió por una vivienda en el barrio Che La Reina

Así quedó incrustado el bus de turismo por parte de la estructura de la vivienda en el barrio Che La Reina.

Un bus chatarra de la empresa Alto Paraná embistió por parte de la estructura de una vivienda en el barrio Che La Reina, dejando con heridas de consideración a al menos dos de sus pasajeros que tuvieron que ser hospitalizados. El percance se da pocos días después que los empresarios se hayan reunido con los miembros de la Junta Municipal, donde pasaron por alto el pésimo estado de los buses y el servicio que brindan a la ciudadanía.

El colectivo estaba al mando de Niño de Jesús Benítez (49), que admitió a los agentes policiales que el colectivo se quedó sin frenos en la calle R.I. 2 de Mayo, en su desvío de la avenida San Blas. Algunos testigos confirmaron que el bus circulaba prácticamente en zigzag y fue a embestir por parte de la columna de la casa y la vereda.

“Yo iba a girar acá y vi que el colectivo venía tambaleando, en zigzag, atropelló la columna y todo el colectivo subió a la vereda. Menos mal no había nadie sentado en el lugar, sino otra sería la historia. Los pasajeros se levantaron y gritaron desesperados. Con el impacto todos cayeron uno encima del otro”, explicó Juliana Benítez, una mujer que iba a cruzar la calle en ese momento.

Una pasajera tuvo que ser bajada en camilla, con auxilio de los bomberos voluntarios. La mujer tenía mucha dificultad para respirar. Otra pasajera tenía golpes a la altura de la boca y las manos, por ello también fue llevada hasta un centro asistencial. El chofer salió ileso en el percance, pues los daños más severos se dieron en la parte frontal del bus, lado del acompañante.

En el ómnibus estaban al menos 10 pasajeros que se retiraron del lugar del accidente por su cuenta, atendiendo a que no sufrieron golpes de consideración. Sin embargo, las dos mujeres estaban más graves y fueron llevadas al Hospital Regional. El conductor del bus fue llevado a la comisaría, quedando a cargo de la unidad fiscal de turno.

Los pasajeros quedaron con lesiones de consideración y fueron llevados a centros asistenciales.

OTROS CASOS ANTERIORES

Uno de los más graves percances que involucró a una empresa de transporte de Ciudad del Este, ocurrió el 3 de marzo del año 2022. En la ocasión falleció el motociclista Juan Ramón Escobar y meses después corrió la misma suerte su esposa Cecilia Rocío León. Ambos fueron lanzados a la cuneta por un bus de la empresa Mburucuyá que estaba al mando de un joven de 21 años. Luego de eso la comuna resolvió rescindir el contrato con la empresa.

El bus estaba en deplorable estado y se quedó sin frenos. Las cubiertas estaban peladas y deformadas, pisos y asientos sueltos, además de no tener los vidrios reglamentarios para este tipo de servicios.

Hubo otros casos donde el factor común fue la pérdida de los frenos en bajadas o caminos accidentados. En esta ocasión, se espera que la empresa se haga cargo de los pacientes que quedaron lesionados, ya que requerirán de algún reposo médico e implicará ausencias laborales.

LA RENOVACIÓN NO PUEDE ESPERAR

Mientras los empresarios y los miembros de la Junta Municipal acordaron la utilización del billetaje electrónico para el cobro del pasaje, nadie se acordó de la necesidad imperiosa de la renovación de las unidades del transporte público en Ciudad del Este. La reunión fue la semana pasada en el legislativo, donde una de las falencias principales es la seguridad del pasajero.

Hay muchos puntos pendientes como el cumplimiento de los itinerarios y frecuencias, que tengan un mínimo sistema de higienización, vidrios inastillables, chaperías oxidadas, humo negro y varias otras cuestiones que están establecidas en la ordenanza, pero que no se cumplen y la municipalidad también hace la “vista gorda” en cada control de las unidades.

Compartir:

Artículos Relacionados

Scroll to Top