Fecha Actual

Crisis por baja producción de tomates deja con serias pérdidas a labriegos

Teodoro Galeano, presidente de la comunidad de productores El Triunfo.

La crisis por la baja producción del tomate tiene en vilo a los labriegos del Alto Paraná, debido a una alarmante disminución de la cosecha. Teodoro Galeano, presidente de la comunidad El Triunfo, ubicada en el Km 26 de Minga Guazú, refirió que son varios los factores que llevan a la dura situación, como  la inestabilidad climática y la contaminación ambiental a causa de los productos químicos de los grandes productores de soja.

Según Galeano, la producción de tomate está en su punto más bajo, con cada planta produciendo un máximo de seis frutos, una cifra insuficiente para cubrir los costos de producción que rondan los G. 8.000 por planta. Con un mínimo necesario de 4 a 5 kilogramos por planta para ser rentable, el panorama es desolador.

La crisis no se limita a esta región, se extiende a lo largo y ancho del país, convirtiéndose en un problema nacional. Galeano identificó a la lluvia ácida como el principal culpable de este declive, por la aplicación de productos químicos por parte de grandes productores de soja, cuyos residuos se evaporan y se precipitan nuevamente como lluvia ácida, afectando gravemente al entorno y a la producción de hortalizas.

El mercado, por su parte, exige una cantidad que los productores no pueden cumplir. Actualmente, el precio de venta oscila alrededor de los 15.000 guaraníes por kilogramo para los tomates de mejor calidad, mientras que los de segunda categoría se venden entre 5.000 y 7.000 guaraníes. Sin embargo, en los supermercados, el precio se dispara hasta los 22 o 25 mil guaraníes por kilogramo, lo que agrava aún más la situación para los agricultores.

MEJORÍA EN UN MES

Aunque Galeano vislumbra una posible mejoría cuando cambien las condiciones climáticas y las temperaturas desciendan, probablemente a partir de junio, la incertidumbre y la angustia persisten entre los productores. La esperanza de una recuperación se enfrenta a la dura realidad de una industria agrícola afectada por factores ambientales y económicos desfavorables.

AFECTA A LA REGIÓN

Esta crisis no solamente afecta a los productores paraguayos, pues en el Brasil se viven catastróficas inundaciones que también provocan pérdidas en el campo. Algo similar ocurre en la Argentina, donde la producción también se ve afectada por las condiciones climáticas adversas.

Compartir:

Artículos Relacionados

Scroll to Top