Fecha Actual en Roboto Condensed Negrita

Cuidacoches coaccionan a conductores ante desidia de las autoridades locales

Los supuestos cuidadores están esparcidos por las principales calles del microcentro.

Un gran problema de estacionamiento se vive diariamente en el microcentro de Ciudad del Este, donde los conductores, tanto nacionales como extranjeros, son coaccionados por los supuestos cuida coches para que sus vehículos no sufran algún daño mientras están en la vía pública. Pese a que una empresa privada es la que administra el estacionamiento tarifado en el microcentro, los supuestos cuidadores se apropian de los espacios especiales de parqueamiento.

La empresa A-Tec es la concesionada para explotar el cobro por el estacionamiento, que entre semana va de 7:00 a 15:00, y los sábados de 7:00 a 12:00, a un costo de G. 4.000 por hora, con una tolerancia de cinco minutos antes de renovar el horario de permanencia del vehículo, para lo que tienen decenas de funcionarios esparcidos por las calles del microcentro.

Junto con los fiscales de la empresa, también se encuentran los cuidacoches, en la gran mayoría adultos, quienes piden un pago “voluntario” a los conductores para que sus vehículos estén “seguros” mientras realizan sus actividades en el microcentro, algunos sin poner precio al servicio y otros con tarifas que van desde G. 5.000, dependiendo la cara del cliente, esto a más de lo que el ciudadano debe abonar a la comuna esteña.

APROPIADOS DE LOS ESPACIOS

Los espacios habilitados para el parqueamiento de vehículos están debidamente señalizados en toda la zona, pero los principales están dominados por los supuestos cuidadores, para lo que utilizan varias estrategias de “reservas” para sus potenciales clientes que buscan un buen lugar para ubicar sus vehículos.

Para intimidara aún más a los conductores, normalmente trabajan en grupos de tres o cuatro integrantes en cada cuadra, por lo que no quedan muchas opciones más que acceder al pago y evitar que los automóviles sean dañados de alguna u otra manera.

Utilizan sus motocicletas para presionar el pago a los conductores.

En algunos casos utilizan cajas de madera o cartón para guardar el espacio, en otras utilizan sus motocicletas y, el más ingenioso de todos, hasta sus propios automóviles que los estacionan y, una vez que llega un cliente lo retiran para cederle el lugar y poder cobrarles. Para estos casos exigen el pago de G. 10.000 hasta G. 15.000, dependiendo la zona.

En caso de estacionar y no acceder al pago, los conductores son amenazados con alguna represalia contra sus vehículos. En el mejor de los casos para el ciudadano, los “cuidadores” estacionan sus motocicletas detrás y frente al vehículo, dejando sin espacio para maniobrar y no tener otra más que pagar para que sus rodados sean “liberados”.

PAGO DE TARIFA

Muchas veces los supuestos guías ofrecen el servicio de hacer el pago a los fiscales de A-tec, para lo que piden a los conductores el dinero y el recibo donde se marca el horario de llegada del vehículo y una “propina”, pero no cumplen con ello y se quedan con el dinero y el usuario con la deuda de varias horas sin pagar por el espacio. En la siguiente ocasión que el conductor deba abonar por un nuevo estacionamiento, también termina pagando la deuda.

SIN ACCIÓN

Este problema data de varias décadas y ninguna autoridad municipal tuvo la valentía y compromiso real de solucionarlo, dejando a la ciudadanía a merced de los coaccionadores de la vía pública, que acechan a la luz de todos, tanto frente a los agentes de la Policía Municipal de Tránsito como de la Policía Nacional, en su mayoría, residentes en los barrios San Agustín, San Rafael y San Antonio, todos colindantes con el microcentro.

Compartir:

Artículos Relacionados

Scroll to Top