Fecha Actual

En Hernandarias habría millonarias tragadas con adendas en obras viales

El tramo está en estas condiciones, pese a los millonarios montos desembolsados.

Datos y documentos arrimados al diario Vanguardia revelan que en la ciudad de Hernandarias se estaría desarrollando un esquema corrupto para desviar recursos públicos, con la figura de adendas en obras viales, que en su mayoría han quedado inconclusas. La mayoría coyuntural que el intendente Nelson Cano tiene en la Junta Municipal, hace que atropellen todo procedimiento establecido por la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas para obtener millonarios montos.

Uno de los casos más escandalosos es la construcción de empedrado y canalización a cielo abierto, mediante la Licitación Pública Nº 02/2022 plurianual que se adjudicó por G. 2.703.132.000, monto elevadísimo para trabajos de pavimentación pétrea que hasta la fecha están inconclusas. Sin embargo, el intendente Nelson Cano solicitó una adenda dentro del proceso por un monto superior a los G. 400 millones, para la construcción de puentes en los tramos licitados.

Al respecto, ediles opositores indicaron que se violaron todas las normas de la DNCP, porque lo que correspondía era una nueva licitación para esos trabajos específicos. La obra debió concluir en diciembre del año pasado, pero en el último trimestre del 2023, se solicitó la adenda que fue aprobada sin mayores trámites por los ediles obsecuentes al intendente. La construcción vial sigue inconclusa, pese a que el dinero fue liberado. Hasta el momento nadie se expidió para cuestionar la irregularidad.

La Junta Municipal apaña todas las irregularidades que se denuncian de la administración comunal.

La licitación pública benefició a la empresa “La Constructora OR”, de Oscar Rodas. Con el contrato plurianual siguen trabajos pendientes en el distrito, donde el uso discrecional de los recursos de la municipalidad es denunciado sin que nadie reaccione para intervenir la comuna, actualmente manejada como un quiosco por el jefe comunal y sus concejales serviles.

PROTECCIÓN POLÍTICA

Nelson Cano llegó a la municipalidad de Hernandarias por una chapa independiente, pero apenas asumió ya se identificó con el cartismo, tanto que su hijo “Kpeto” se candidató a diputado por ese movimiento, con un desastroso resultado. Desde que asumió la intendencia, el hombre fue cuestionado por la forma de administrar los llamativos negocios que iba desarrollando a espaldas de los contribuyentes.

Cano tiene varias denuncias, tanto en la Fiscalía como en la Contraloría General de la República, pero nunca tuvieron trámite. Una de ellas, la acción por lesión de confianza por la venta irregular de un inmueble a la iglesia Dios del Paraguay, sigue durmiendo en las gavetas de la Fiscalía de la ciudad, sin que siquiera se hayan realizado trámites básicos.

Nelson Cano, intendente de Hernandarias.

Uno de los ediles opositores comparó el caso con los hechos de corrupción denunciados en Ciudad del Este, en la administración de Miguel Prieto Vallejos, que tiene 38 causas abiertas en el Ministerio Público, cuando que Nelson Cano estaría en la misma sintonía de irregularidades, pero no es “molestado” por los órganos de control del manejo de los recursos públicos.

El caso de las adendas sería un esquema que beneficia al ejecutivo y a los integrantes de su primer anillo. En un órgano legislativo, medianamente serio, correspondería un pedido de intervención o auditoría para clarificar por qué no concluyeron las obras, pese a que se pidió más dinero que lo establecido en la licitación.

Compartir:

Artículos Relacionados

Scroll to Top