Fecha Actual

Enfrentamiento entre invasores y guardias de estancia dejó un muerto y varios heridos

La Policía Nacional se enfrentó a tiros con los nativos y recuperó la camioneta que robaron.

Un grupo de campesinos y nativos armados atropelló una estancia y se enfrentó con los guardias de seguridad del lugar. El enfrentamiento dejó un custodio muerto y varios heridos de ambos bandos. El violento incidente se produjo a las 3:00 del lunes, en la colonia Zanja Moroti,  a unos 20 kilómetros del casco urbano de Itakyry.

Cerca de 40 nativos y campesinos irrumpieron en el establecimiento rural KLM armados con machetes y armas de fuego, enfrentándose con los guardias que custodian el lugar. Siete de los vigilantes  tuvieron que huir y se refugiaron dentro de la propiedad, pero tres quedaron en poder de  los atacantes. Uno de ellos fue Marcos Pérez Aquino (43), que fue herido de un machetazo en la cabeza y falleció camino al hospital. Otro custodio herido por los invasores se encuentra hospitalizado en estado grave. Los demás logaron escapar del ataque y llegaron corriendo hasta la administración de la estancia. Los nativos y campesinos aprovecharon para robar seis armas de fuego y una camioneta Nissan Navara, para luego acampar a metros del lugar.

Los campesinos y nativos se esconden en una zona boscosa para realizar disparos contra todos los que se movilizan en la propiedad en conflicto.

LLEGADA DE LA POLICÍA A BALAZOS

Horas después agentes del Grupo Especial de Operaciones llegaron al lugar y fueron recibidos a tiros, reaccionando de la misma manera e hiriendo a los nativos que fueron derivados al Hospital Distrital de Hernandarias. Los hombres acamparon en una zona boscosa desde donde continuaron realizando disparos a quienes se movilizan por el lugar.

Los intervinientes se parapetaron detrás de dos patrulleras que fueron baleadas por los violentos invasores, que pretendían apoderarse del inmueble de donde fueron desalojados en varias oportunidades. En medio del tiroteo los uniformados logaron recuperar la camioneta que sustrajeron los indígenas, pero no así las armas de fuego robadas.

Los guardias fueron sorprendidos por unos 40 hombres armados que irrumpieron en la propiedad que custodiaban.

ANTECEDENTES DEL CONFLICTO

El abogado de la empresa, Blas Adrián Villalba, mencionó que el conflicto  se inició en el 2012, cuando campesinos que vinieron de otra  zona invadieron las tierras. Posteriormente fueron desalojados, pero volvieron a entrar en agosto del 2023. Una vez más fueron sacados y en esta ocasión atacaron a los custodios.

Según la Policía, son cuatro personas las que lideran e instigan a los indígenas a atacar el lugar.  En tiempo de cosecha los productores tienen que pagar una especie de peaje para que puedan trabajar tranquilos, caso contrario sufren las consecuencias.

El abogado de la estancia atacada negó categóricamente que las tierras sean del Estado. Manifestó que ya conversaron con el cacique de la comunidad, pero el mismo les mencionó que no tiene nada que ver en la invasión y pidió que las autoridades realicen las diligencias para detenerlos, porque recibe amenazas por parte de los supuestos cabecillas.

Compartir:

Artículos Relacionados

PUENTE GU´YPE

Ciudad del Este ya es “de primer mundo”, con el billetaje electrónico, equiparándose a las grandes urbes cosmopolitas de nuestro

Leer Más »
Scroll to Top