Fecha Actual

Hegemonía prietista se consolida en la Junta Municipal y sigue dejando fuera a colorados

Víctor Torales y María Portillo (PLRA) fueron electos como presidente y vicepresidente de la Junta Municipal de Ciudad del Este

Al igual que anteriormente lo hacía el criticado y odiado clan ZI al frente de la Municipalidad de CDE, ahora los independientes que apoyan al intendente Miguel Prieto, hacen exactamente lo mismo al copar los cargos en todas las instancias. El concejal Víctor Torales (prietista) fue electo este martes como presidente de la Junta Municipal de Ciudad del Este y María Portillo Verón (prietista) fue reelecta como vicepresidente. Las comisiones asesoras también son presididas por los leales al jefe comunal.

El martes se procedió a la elección de cambio de autoridades de la mesa directiva de la Junta Municipal, donde la presidencia y la vicepresidencia quedaron de vuelta bajo el control de los concejales serviles al intendente Miguel Prieto. El concejal Víctor Torales fue electo como presidente del cuerpo colegiado esteño; mientras que la concejal María Portillo Verón, afiliada al Partido Liberal Radical Auténtico, fue reelecta como vicepresidente.

El intendente, como las concejales Alison Anisimoff y María Portillo, tanto habían cuestionado a la Junta Municipal de la era Sandra McLeod por tener una corporación legislativa a su medida que aprobaba todos los proyectos con fuerte tufo de corrupción. Hoy, tanto Prieto como las dos ediles, repiten la historia de copamiento de las instancias donde se toman las determinaciones. Es más, Prieto llegó a la intendencia por haber formado parte de la lucha ciudadana que denunciaba los hechos de corrupción que hoy se están repitiendo en su administración.

Con el correr del tiempo, los concejales colorados –que son minoría- quedaron aún más diezmados. De ser cinco al inicio pasaron a ser solamente tres, ya que los ediles Richard Alfonso y Federico González apoyan abiertamente la gestión de Miguel Prieto, debilitando aún más la pálida fuerza política de los opositores en la Junta Municipal.

Con la integración de la nueva mesa directiva de la Junta Municipal se sella la fuerte influencia que Miguel Prieto posee sobre los siete concejales municipales oficialista; donde la única que no es de su equipo político es María Portillo, a quien mantiene con dádivas. Muestra de ello es la contratación de su hermano, el exdiputado Carlos Portillo, con un jugoso salario de G. 12 millones, además de mantener un cupo laboral en la municipalidad para un grupo de operadores políticos del PLRA.

De este modo, tanto las comisiones asesoras, como la mesa directiva de la corporación legislativa municipal, quedan de vuelta en manos de los que tanto cuestionaron la corrupción de la era del clan Zacarías.

Compartir:

Artículos Relacionados

Scroll to Top