Fecha Actual

Incidentado y violento desalojo en la finca 66 dejó varios heridos

Los violentos manifestantes atacaron locales comerciales y tomaron una estación de servicios donde los funcionarios tuvieron que correr.

Ayer a la mañana una fuerte dotación policial llegó hasta el barrio San Antonio de Ciudad del Este para desalojar a los ocupantes de una propiedad de 2 hectáreas, reclamada como suya por la empresa Locadora Atlantis y que era ocupada por varias familias. Los vecinos cerraron el paso sobre la ruta PY 07, camino a Hernandarias, para impedir que los uniformados ingresen al lugar. Luego de algunos minutos de intento de diálogo, se generó un enfrentamiento con los agentes antimotines que utilizaron balines de goma para poder  abrir el paso. En todo momento los ocupantes realizaron barricadas, cubiertas, arrojaron bombas molotov y balines de cristal con intenciones de frenar el desalojo de 20 familias afectadas.

Los moradores empezaron a organizarse luego que se haya filtrado la información  del desalojo de varias viviendas. El objetivo era impedir que los intervinientes ejecuten el operativo en la zona, que forma parte de la conflictiva Finca 66. A pesar de la resistencia, el fuerte contingente policial logró  avanzar al lugar a ser desalojado. Durante el operativo fueron aprehendidas cinco personas y se incautaron dos vehículos.

El asesor jurídico de la empresa, Carlos Daniel Alarcón, explicó que se entablaron cuatro acciones judiciales para la restitución del inmueble. “Se trata de tierras que constituyen una unidad en su conjunto, pero que han sido ocupadas por las familias en los últimos 10 años. Todas han sido accionadas judicialmente, estaríamos calculando diez a quince familias bien establecidas en principio y después una enorme cantidad de ocupantes”, expresó.

Varios uniformados fueron heridos, entre ellos el comisario Jorge Cardozo, que recibió una balita de cristal en la cabeza.

Tras horas de intenso enfrentamiento se logró desocupar la propiedad reclamada, pero en las inmediaciones continuaron los incidentes con un grupo de jóvenes armados que atacaron a  los intervinientes.

CONFLICTO DE AÑOS

La ex Finca 66 pertenecía a la empresa Bananera Paraguaya S.A. y fue expropiada en 1992 a favor de la Municipalidad de Ciudad del Este, mediante la Ley 35/90. Pero una parte del inmueble ya estaba ocupado o vendido a inmobiliarias, lo que generó un complejo litigio  judicial. Actualmente la finca está ocupada por más de 20.000 familias, entre los barrios Che La Reina, Pablo Rojas, La Blanca, Mburucuyá, San Antonio, Carolina y Don Bosco.

PERIODISTAS HERIDOS

En medio del enfrentamiento resultó con lesiones  el camarógrafo Elvio Florentín, que sufrió una herida cortante en la cabeza al ser impactado por una piedra lanzada por los manifestantes. El comunicador fue socorrido en un vehículo particular hasta el hospital de la Fundación Tesãi, donde fue asistido. También el corresponsal de Canal 13, Carlos Sánchez, que se encontraba realizando sus tareas periodísticas, fue golpeado por un grupo de vecinos. Además le despojaron de su equipo de trabajo y causaron daños a su vehículo.

Los ocupantes cerraron la ruta PY 07 con barricadas y cubiertas incendiadas para que los uniformados no ingresen a la zona.

UNIFORMADOS LESIONADOS

Los uniformados ingresaron al barrio, pero los pobladores se agruparon en varios puntos y se generaron diversos enfrentamientos violentos e intensos, que provocaron que agentes resulten heridos.

El Crio. Ppal. Jorge Cardozo, jefe de la Policía Motorizada, acusó un impacto de balita de cristal en el rostro y fue trasladado a la Fundación Tesãi, donde fue atendido y está fuera de peligro.

Un suboficial del Grupo Especial de Operaciones también fue herido en el rostro, mientras que dos uniformados también tuvieron que ser sacados de urgencia de la zona durante la batalla campal.

La Policía Nacional se quedó sin balines de goma y tuvo que ser enviada desde Asunción vía aérea.

ENFRENTAMIENTO EN MEDIO DE LOCALES COMERCIALES

Los uniformados se vieron rebasados y los manifestantes avanzaron en hacia  los comercios adyacentes, rompiendo los vidrios y ocasionando cuantiosos daños materiales. También tomaron una estación de servicios donde estaban varios comunicadores que tuvieron que salir corriendo para salvarse, al igual que los funcionarios de la gasolinera.

REFUERZAN MUNICIONES

Debido al intenso enfrentamiento, la Policía se quedó sin municiones y tuvo que aguardar que  desde la capital del país se envíen 10 mil cartuchos vía aérea. También contó con apoyo de la Receita Federal del Brasil, que donó 1.200 balines de goma. La Armada Paraguaya también  colaboró con 1.000 balines.

Compartir:

Artículos Relacionados

Scroll to Top