Fecha Actual

Intendente de Minga Guazú cuenta con un rosario de denuncias por corrupción

Diego Ríos, intendente de Minga Guazú.

La denuncia más resaltante que desnuda la insensible y miserable conducta inhumana de Ríos es la que atañe a la escuela “General Bernardino Caballero”, donde sin importar el bienestar de los pequeños alumnos, se sobrefacturó el precio total de las obras de refacción, de modo a que unos G. 200 millones, de los G. 825 millones que se presupuestó para la obra, habrían parado en los bolsillos del intendente, según las denuncias. La orden de inicio de las construcciones tiene fecha del 25 de octubre del año pasado y el plazo de entrega era del 27 de diciembre del 2022, pero los trabajos no concluyeron. La empresa contratada fue “Emprendimientos S y S”, de Sonia Elena Mendoza Vázquez, quien estaría, no solo en contubernio con el administrador comunal, sino también con algunos concejales obsecuentes a Ríos.

La otra denuncia que está siendo investigada por la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas es que la afecta a dos empresas constructoras que fueron descalificadas por Ríos, a los efectos de privilegiar a otra firma en la construcción de empedrados, sin importarle de que, incluso, pasó un presupuesto mucho más alto que las demás oferentes.  Las firmas que presentaron una menor oferta de costos y que groseramente quedaron fuera de esta licitación, fueron RC Construcciones, de Raúl Casco Escobar, y PAC, de Pablo Armoa. Pese a cumplir con todos los requisitos exigidos, ambas empresas quedaron fuera del proceso de adjudicación. Las mismas recurrieron a la Fiscalía, donde el 14 de junio de este año, denunciaron formalmente a Ríos. Igualmente, en este caso estarían implicados los integrantes del Comité Evaluador y los funcionarios de la Unidad Operativa de Contrataciones (UOC) de la Municipalidad de Minga Guazú, quienes habrían avalado toda la transacción pese a las evidentes irregularidades constatadas. Según la lógica, ninguna de estas dependencias no hubiese dado su visto bueno, apañando la corrupción, sin la anuencia del intendente.

El otro caso, donde también se habría adjudicado a amigos millonarios montos para la construcción de varios lotes de empedrado, es el que afecta a Diego Guillermo Franco Vargas, quien estaría de igual forma en contubernio con Ríos en hechos de dudosa gestión administrativa. De acuerdo a los datos, Franco Vargas fue beneficiado por el intendente minguero en la adjudicación de varias obras, donde desembolsó más G. 480 millones, pese a que la empresa administrada por el mismo, “Dos Hermanos”, está impugnada por la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas, dato que fue pasado por alto por Ríos a los efectos de beneficiar a su amigo, según las denuncias en su contra.

Compartir:

Artículos Relacionados

Scroll to Top