Fecha Actual

La transparencia es para todos

La normativa que busca aplicarse en Paraguay, que establece el control, la transparencia, y la rendición de cuentas de las Organizaciones Sin Fines de Lucro, es de significante importancia y no debería generar ningún tipo de reacción negativa, al menos si nos referimos a labores correctas.

La transparencia en las organizaciones no gubernamentales (ONG) en Paraguay es hasta imperativa, ya que muchas de ellas reciben fondos del Estado para llevar a cabo sus acciones. La claridad no solo refuerza la confianza del público en estas organizaciones, sino que también garantiza que los recursos se utilicen de manera eficiente y eficaz para el bien común.

El reclamo por el uso correcto de bienes del Estado, incluye a todos quienes tocan dinero de la gente, por lo que es llamativo el reclamo de algunas organizaciones que desde ya plantean trabas políticas.

Las ONG que reciben fondos públicos tienen la misma responsabilidad de rendir cuentas sobre el uso de esos recursos, como a las que se critica desde esos mismos grupos. La transparencia permite que tanto el Gobierno como el público en general puedan evaluar cómo se están utilizando los fondos y si se están alcanzando los objetivos propuestos por esas entidades civiles.

El riesgo de corrupción y malversación de fondos no se da únicamente en estamentos públicos. Cuando las ONG son claras y abiertas sobre sus finanzas y operaciones, se crea un ambiente donde las irregularidades son más fáciles de detectar y prevenir. Quizás al hacer público sus informes y resultados, las ONG queden en evidencia que se está lejos de ser constructivas y se vean obligadas a recibir retroalimentación y adoptar mejores prácticas.

No deja de ser cierto que las exigencias normativas pueden implicar costos adicionales, como la contratación de auditores externos o la implementación de sistemas de gestión de la información, pero deberían ser cuestiones básicas de cualquier estamento que es solventado por contribuyentes.

No es un ataque contra la autonomía ni independencia de ellas, pues solo se busca conocer en qué, cómo y para qué se usan millonarias sumas de dinero del pueblo.

La eficacia, la responsabilidad y la confianza pública, son deberes y obligaciones ligadas por la naturaleza de operatividades financiadas.

Aunque existen desafíos, los beneficios superan con creces las dificultades, y el compromiso con la transparencia puede llevar a un mayor impacto social y a una mejor utilización de los recursos públicos.

Es fundamental que tanto el gobierno como las ONG trabajen juntos para promover y facilitar la transparencia en el sector.

La credibilidad se gana con actos fehacientes, el análisis de costo-beneficio, incluye a estamentos oficiales y civiles, por lo que la ciudadanía en general debe tener el panorama cada vez más claro de lo que se hace con su dinero. Hay inversión y derroche, por lo que potenciar lo primero y eliminar lo segundo, no es persecución política, sino de lo legal.

Compartir:

Artículos Relacionados

Scroll to Top