Fecha Actual

Moradores del barrio San Lorenzo claman por limpieza de baldíos y calles iluminadas

Los baldíos abandonados están invadidos por malezas y son utilizados como  basureros.

Vecinos del barrio San Lorenzo de Presidente Franco manifestaron su preocupación y molestia con respecto a las condiciones en que se encuentran varios puntos de la zona, invadidos por basuras, malezas y oscuridad absoluta. Si bien cuentan con el servicio de recolección de residuos, muchas veces los días pactados no son respetados por la empresa y las basuras terminan siendo esparcidas no sólo por animales callejeros, sino por personas que buscan algún elemento que puedan vender para reciclaje.

Los moradores denunciaron que pese a las innúmeras quejas que presentaron en la municipalidad,  hasta el momento ningún tipo de acciones fueron concretadas, por lo que no queda otra alternativa que recurrir a los medios de prensa.

Los denunciantes afirman que si bien las recolecciones de desechos se realizan, no siempre se cumplen los días pactados que serían martes y viernes, lo que hace que las basuras queden expuestas y a merced no sólo de los animales callejeros, sino de personas que se dedican a la recolección de desechos reciclables. “Si de repente el día de recolección es feriado, los desechos permanecen hasta el próximo turno, no vienen al día siguiente y la basura se acumula, es desagradable y el olor insoportable”, explicó William López, uno de los afectados.

Ante esta situación, los afectados señalan que están buscando alternativas incluso para “trancar” sus basuras en los cestos. “Pasa gente a rebuscarse en la basura, abren las bolsas, rompen y dejan un desastre. Ya pensamos en colocar candados a los basureros cerrados con tapas y sólo dejarlos sin trabas los días de recolección”, dijo López.

Latiteros y personas en situación de calle serían quienes prácticamente todos los días recorren la zona en busca de latas, botellas, cartones y cualquier elemento que puedan vender a las empresas recicladoras, aunque también algunos buscan restos de alimentos que puedan servir para su sustento del día.

El problema no termina ahí, ya que existen muchos patios baldíos abandonados, que además de las malezas, son utilizados por muchas personas como vertederos, acumulando una considerable cantidad de residuos. La situación se agrava cuando las temperaturas son más altas, atendiendo que estos lugares son ideales para la proliferación del mosquito transmisor del dengue y chikungunya.

Además, en horas de la noche, la oscuridad reinante en varias cuadras se suma a la preocupación de los vecinos, ya que constantemente se registran “robos menores”. Los vecinos aseguran que las cuadras se “pierden” en la oscuridad y se hace muy arriesgado salir en horario nocturno. “Es muy peligroso, estamos perdidos en la oscuridad cuando cae la noche, el riesgo es grande”, afirmó otro de los vecinos.

En más de una ocasión los pobladores del barrio tuvieron que realizar “vaquitas” para poder comprar focos para los alumbrados públicos y paliar de alguna manera las necesidades de la zona, por lo que claman la asistencia de la Ande, ya que la administración municipal ha hecho oídos sordos hasta ahora a sus pedidos.

Compartir:

Artículos Relacionados

Scroll to Top