Fecha Actual

Mujer pide ayuda para tratamiento de adicciones de su hijo adolescente

El consumo de crack está en aumento y no hay una política de estado para frenarlo.

Una mujer de 35 años debe lidiar sola con el problema de consumo de drogas de su hijo de 17 años, que comenzó a drogarse a las 12.  Con la imposibilidad económica y la falta de acceso a oportunidades, el joven se va hundiendo cada vez más en el vicio, tanto que recurre a la violencia contra su progenitora para tener dinero y comprar crack. La madre y los vecinos del Km 9 Monday, donde residen, explicaron que el sector está “minado” de microtraficantes que destruyen la vida y los sueños de niños y jóvenes.

La mujer expresó que su hijo la golpeó, la tomó del cabello y la arrastró por la calle empedrada, exigiendo que le entregue su teléfono celular para empeñar y comprar crack. “Él consume crack desde los 12 años, no voy a decir mentiras si les cuento que lo probó en la escuela. Lamentablemente esa es la realidad de los chicos en el Km 9 Monday, donde hay muchos distribuidores de drogas y nadie hace nada al respecto”, dijo la madre afectada.

Su hijo ya fue llevado en seis ocasiones a un centro de adicciones, pero actuó con violencia y escapó, al punto que ya no quieren admitirlo. A su corta edad, el adolescente también ya tuvo pasos por la cárcel por robar y hurtar para comprar drogas.

La madre no tuvo más opción que denunciar a su propio hijo en la unidad especializada de lucha contra la violencia familiar, agregando que denunciaron lo ocurrido en la noche del miércoles a los agentes del Puesto Policial Nº 5 y estos le dijeron que no tenían patrullera. Además, como el caso del adolescente es repetitivo, los uniformados mencionaron a la desesperada madre que cuando cumpla 18 años será detenido y pasará mucho tiempo dentro de una penitenciaría.

Ayer, luego de la insistencia de la unidad especializada, los agentes policiales llevaron el informe sobre el caso y se libró orden de detención contra el adolescente, que cumplirá la mayoría de edad el próximo domingo.

La madre, víctima de su hijo adicto, tuvo que denunciarlo ante el Ministerio Público.

SIN NINGUNA POLÍTICA DE ESTADO

En el Alto Paraná, el Centro de Adicciones que depende del Ministerio de Salud solo ofrece un tratamiento ambulatorio. Cuenta con el apoyo de la Secretaría Nacional Antidrogas, el Ministerio de Salud y la Pastoral de Prevención de Adicciones. El centro pasó por algunas mejoras años atrás, pero no es suficiente para la acuciante realidad que destruye a los miembros de toda una familia.

La encargada del lugar, Nilda Duarte, dijo el mes pasado que no cuentan con un presupuesto para desarrollar programas para combatir esta problemática que crece cada día. Pese a todo, atienden a unos 80 pacientes en forma mensual, que tienen edades entre 16 y 70 años.

Por otro lado, en enero pasado comenzó en el Km 10 de Ciudad del Este la construcción del Centro de Adicciones “Hogar de Cristo”, que cuenta con recursos de Itaipú y otras instituciones para el efecto. Esta iniciativa es de la Pastoral de Prevención, Espiritualidad y Tratamiento (Papetra), a cargo del padre Fulgencio Ferreira.

Existen las denominadas granjas de desintoxicación y las clínicas propiamente en otras ciudades del Alto Paraná y en la vecina Foz de Iguazú, que requieren de un desembolso importante para el alojamiento y tratamiento del paciente. El crack es una droga que está entre los sectores menos favorecidos y daña severamente el sistema nervioso central, lo que hace muchas veces que la dependencia sea irreversible.

Compartir:

Artículos Relacionados

Scroll to Top