Fecha Actual

Paraguay es el principal proveedor de celulares de contrabando en el Brasil

Los teléfonos llegan desde China hasta Ciudad del Este para su reventa en el Brasil.

El comercio de equipos electrónicos en Ciudad del Este es uno de los principales en el mundo, debido a la gran ventaja de precios y variedades que se encuentran en el microcentro y que atraen a miles de turistas cada día, principalmente del Brasil. Esto es aun superior en el mercado negro o el contrabando, siendo Paraguay el principal proveedor de celulares que ingresan ilegalmente al vecino país y que son comercializados a precios mucho más bajos que en una tienda oficial.

Un informe presentado por la Asociación Brasileña de la Industria Eléctrica y Electrónica (Abinee), detalla que este último trimestre del año alcanzaría un récord de ventas de celulares irregulares, ocupando el 21% del mercado, contra el 17% del trimestre anterior. Esto significaría unas 5,5 millones de unidades este año, contra los 4 millones del año pasado.

El Paraguay es la principal ruta elegida por el mercado ilegal de venta de teléfonos celulares en el Brasil, pues aquí llegan los aparatos desde China y son llevados al país vecino en pequeños lotes por mototaxistas, taxistas, paseros y pequeños grupos de personas que día a día cruzan el Puente de la Amistad con la mercadería oculta en una mochila y pidiendo “carona” a los conductores, de manera a no levantar sospechas de los agentes de la Receita Federal.

Mototaxistas, paseros y peatones son utilizados para pasar la mercadería sin sospechas de la Receita Federal.

Si bien las principales marcas de celulares como Samsung e Iphone son las proveídas por los contrabandistas, la principal es la marca Xiaomi, con el 80% de los equipos comercializados actualmente en todo el territorio brasileño, principalmente, el modelo Redmi Note 12. La que va en crecimiento también es la marca Realme, que va ganando terreno y se estima que en pocos meses desplace a la tercera mencionada anteriormente.

MITAD DE PRECIO

La situación preocupa a las autoridades brasileñas porque cada día crece más la venta irregular de celulares, debido a la gran desventaja que significa para los clientes el comprar un teléfono en una tienda donde un smartphone cuesta cerca de R$ 2.000, mientras en el mercado ilegal pueden encontrar el mismo teléfono a solo R$ 1.000 o menos. Los precios varían según el producto, pero lo normal es una diferencia de entre 40% y 60%.

La diferencia está en la certificación de la Agencia Nacional de Telecomunciaciones (Anatel), pues el comprador no puede recurrir a ninguna institución en caso de que el teléfono presente algún desperfecto y solo hará que el cliente termine pagando los impuestos adeudados, además de exponerse a un proceso penal.

Publicación de un teléfono en venta a través de las redes sociales en el Brasil.

Las ventas suelen realizarse a través de internet y los productos se envían a todo Brasil. Como regla general, no traen un cupón fiscal en el formato requerido por el Servicio de Ingresos Federales. Las cifras publicadas por Abinee e IDC muestran un aumento en las ventas de dispositivos irregulares. Fueron 880 mil en el primer trimestre, 967 mil en el segundo, 1,57 millón en el tercero y 2,05 millones en este cuarto.

El mercado regular está al margen: 8,63 millones en el primer trimestre, 7,51 millones en el segundo, 7,85 millones en el tercero y 7,6 millones en el cuarto, según las estimaciones, evidenciando el crecimiento de lo ilegal en el Brasil, siendo Paraguay el principal proveedor.

Compartir:

Artículos Relacionados

Scroll to Top