Fecha Actual

Populismo sustentable

A modo de ilustración, populismo, según explica Cas Mudde autor del libro  “Populismo: breve introducción”, es la idea de que las sociedades están separadas en dos grupos diferentes, enfrentados entre sí, es decir, el verdadero pueblo y la élite corrupta. Coincidentemente los que pregonan esta idea se colocan del lado de los buenos y oprimidos, sin necesariamente corresponder a ellos, pero vendiendo esa imagen para captar atenciones e intereses ciudadanos.

Y es con ello que malvivientes buscan justificar fechorías, y anarquistas argumentar hechos punibles fuera de instituciones juzgadoras. Muchos ladrones se visten de víctimas montando espectáculos circenses, pero sin mostrar un solo documento que avale transparencias.

En ese sentido, no deja de sorprender el nivel de intento de manipulación de realidades venidas del intendente de Ciudad del Este, Miguel Prieto y entorno, que se vale de populismos para sostener defensas ante estrados fiscales y judiciales, obviando exigencias procesales, pues la carencia de argumentación apropiada es notoria. “Manifestaciones” a favor, pero con empleados municipales, es más ridículo que discursos mediocres y bravuconadas infantiles.

Es hasta inverosímil que Prieto y secuaces sigan con la misma acción inocua para las normas procesales, buscando hacer creer a gente con poquísimo de discernimiento que robos de la cosa pública solo son punibles para colorados y liberales, no para él. El ladrón es ladrón, independientemente a su afiliación política o juventud.

Es un absurdo de bajísimo nivel, hasta para el más sucio personaje de partidos tradicionales, apelar a shows como defensa legal.

Solo imbéciles pueden ser persuadidos por herramientas fascistas como las aplicadas sucesivamente por los de la comuna esteña, no existiendo hasta la fecha argumentación documental que pueda romper denuncias de negociados y direccionamiento de licitaciones. Ya partiendo del mismo origen de gastar 2.000 millones de guaraníes del dinero del pueblo para adornos, como lo máximo de labores institucionales,  muestra que el populismo es lo único que tiene en mente. Hay que sumar a que los materiales para la “Navidad sustentable”, fueron obtenidos gratuitamente, con lo que los montos exorbitantes sustentaron más bien bolsillo de sinvergüenzas.

¿Qué raro que una administración tan transparente no pueda justificar con documentos fehacientes gastos de dinero ciudadano, y se pase chicaneando? Hay más dudas que certezas cuando conductas contradicen palabras. No es necesario ser muy inteligente para notar que hay más ruido que contenido, y que ello denota no precisamente honorabilidad.

Despilfarros, abusos, manipulaciones y mediocridad administrativa, no son visiones de resentidos, por lo que más temprano que tarde se deben cumplir con requerimientos judiciales.

Es real la crisis institucional en el país, pero de ninguna manera en el aspecto que se busca hacer creer, pues un marginal no deja de serlo solo porque otros son iguales o más corruptos.

Hay que dejar de valerse de cortinas de humo y someterse a la ley.

Compartir:

Artículos Relacionados

Scroll to Top