Fecha Actual

Precio del pasaje se mantiene pese a que chatarras no cumplen con las exigencias

Las unidades de transporte siguen sin contar con el billetaje electrónico ni con el GPS.

Pasaron dos meses desde que la Junta Municipal de Ciudad del Este aprobó el aumento del precio del pasaje del transporte público, pedido hecho por la Asociación de Empresas de Transporte Público de Ciudad del Este (Asetrapace) en julio del año pasado. Los concejales oficialistas cedieron al pedido con varias condiciones que debían cumplirse en el periodo de un mes, pero esto no ocurrió y la tarifa se mantiene pese a ello.

La aprobación del pedido fue realizada de forma fugaz por los concejales prietistas, el 31 de octubre del año pasado, reajustando el precio de G. 4.000 a G. 5.000, pese al deplorable estado de los buses de las empresas privadas que prestan el servicio de transporte público. Muchas de ellas diariamente presentan desperfectos mecánicos en pleno servicio, dejando a los pasajeros a la deriva o esperando por largo rato para el transbordo.

Entre las exigencias puestas por la Junta Municipal para el reajuste del pasaje constan el cumplimiento del itinerario, frecuencia y tramos correspondientes. Este punto no presentó ninguna mejora según los usuarios, ya que muchas veces las esperas entre una unidad y otra son más largas de lo debido.

GPS Y BILLETAJE

Al igual que los buses eléctricos, todas las unidades de las empresas privadas de transporte deben tener el sistema de billetaje electrónico y el sistema de rastreo por Sistema de Posicionamiento Global, pero esto tampoco se cumplió hasta la fecha.

Todo esto debía cumplirse en el periodo de un mes, según explicaron los propios concejales prietistas, de lo contrario se iba a retroceder con la suba y el precio del pasaje volvería a G. 4.000, pero esto tampoco se cumplió y, pese al incumplimiento de los empresarios, el usuario debe abonar los G. 5.000 por el pasaje para moverse con las unidades de transporte de Ciudad del Este.

Alisson Anisimoff, concejal prietista, cuya familia siempre estuvo ligada al transporte público.

JUEZ Y PARTE

La concejal oficialista Alisson Anisimoff hace de juez y parte en esta historia, ya que es presidenta de la comisión de Trasporte Público en la Junta Municipal, pese a que su familia es parte del grupo propietario de la empresa de transporte Santo Domingo SRL, que circula por las calles esteñas hace varios años y cuyas unidades forman parte del paisaje de la Avda. San José por quedar descompuestos casi todos los días.

“MBURUCUYA JARDÍN”

Otra tomadura de pelo de los ediles hacia la ciudadanía es la empresa de transporte Mburucuya SRL, que se sacó de circulación años atrás luego de que una de sus unidades quedó sin volante sobre la ruta PY 02, cruzó al carril contrario y terminó impactando por una pareja de motociclistas, quienes perdieron la vida.

Solo semanas después las mismas unidades volvieron a las calles, pero pintados de “Ciudad Jardín”, a quien cedieron el itinerario de la otra empresa para que siga circulando, poniendo en riesgo a sus usuarios, peatones y otros vehículos.

Compartir:

Artículos Relacionados

Scroll to Top