Fecha Actual

Preso que distribuía drogas en la cárcel reveló que su proveedor era un guardia

Pedro Barcik, brasileño condenado.

El brasileño Diego Pedro Barcik (34) prestó declaración ante la unidad fiscal a cargo de Manuel Rojas Rodríguez, con relación a su supuesta participación en un hecho de infracción  a la ley de drogas. De acuerdo a los datos, sería el principal proveedor de drogas dentro de la cárcel de Ciudad del Este. Fue trasladado a Coronel Oviedo luego del operativo llevado a cabo en diciembre del año pasado, que desbarató un esquema de venta drogas y bebidas alcohólicas dentro del correccional que contaba con complicidad del entonces director y de agentes penitenciarios.

El brasileño Pedro Barcik, junto con los reos de origen árabe Ali Fouani y Ali Issa Chamas, serían los principales vendedores de drogas dentro de la cárcel regional. La banda fue desbaratada en diciembre del año pasado. El operativo culminó con la detención del entonces director del penal Rubén Ireneo Lombardo Cristaldo y algunos funcionarios. Entre ellos estaba Francisco Javier Ramírez Torres.

Barcik dio detalles de la comercialización de drogas dentro del penal. Señaló que el principal proveedor era Ramírez Torres y que en el día del procedimiento el citado funcionario también había introducido bebidas alcohólicas. Agregó que 5 kilos de marihuana fueron introducidos con anterioridad, pero Ramírez Torres necesitaba más de dinero y entonces le encomendaron la provisión de bebidas alcohólicas. Era por un valor total de G. 10 millones.

Francisco Javier Ramírez Torres.

El brasileño dio a entender durante su declaración, que los reos de origen árabe no tuvieron participación  en la comercialización de las drogas. Sin embargo, todos están involucrados en hechos ilegales dentro del penal. Los mismos explotaban una cantina donde se comercializaba libremente bebidas alcohólicas. También ofrecían servicios telefónicos para poder recibir giros de dinero. Cobraban hasta el 30% como comisión. Igualmente contaban con servicios de internet.

Barcik dijo que había conocido al técnico de una de las empresas encargadas de la instalación de dicho servicio, a quien convencieron para utilizar el vehículo de la firma para introducir dentro del penal los productos prohibidos. El brasileño fue procesado por homicidio doloso y llamativamente un tribunal de sentencia lo condenó a solo 5 años de cárcel bajo la figura de excitación emotiva. Los involucrados en el hecho de “suministro sin autorización de estupefacientes en lugares de prisión y asociación criminal”, están recluidos en la cárcel de Coronel Oviedo.

Compartir:

Artículos Relacionados

PUENTE GU´YPE

Ciudad del Este ya es “de primer mundo”, con el billetaje electrónico, equiparándose a las grandes urbes cosmopolitas de nuestro

Leer Más »
Scroll to Top