Fecha Actual

Statu quo del bandidaje

Los vicios son tan calcados que es complicado poder hacer diferencias entre administraciones municipales de ayer y de hoy. No por una cuestión de pesimismo generalizado, sino por hechos concretos, como despilfarros del dinero de la gente, negociados en favor de propios bolsillos, autoritarismo, corrupción manifiesta y ataques a medios de comunicación y comunicadores.

Pese a gritos e intentos de acallar reclamos objetivos e investigaciones fiscales, es imposible hacerse pasar por víctima teniendo manos sucias y alforjas llenas de bienes ajenos.

Apelar a la violencia es de gente sin ceso, y aplicar la falacia del espantapájaros, ya se ha vivido por largos años en la institución comunal que nunca ha salido de la mediocridad y del bandidaje.

La falsedad se ha vuelto consuetudinaria y la carencia de inteligencia se suple con malvivencia.  La astucia es solo para hacer ruido, generar cortinas de humo sin explicar nada documentalmente. Prieto es vil y sus seguidores a ciegas son avaladores de lo irregular, guste o no, agredan o no.

Tener a funcionarios funcionales y egocéntricos fue tan cuestionado por el mismo sector que hoy vive igual o peor que antes, por lo que la incoherencia va más allá de lo habitual.

Nadie persigue a nadie, bueno, en verdad es la ley la que embreta, no precisamente por transparencias y buenas gestiones. Pueden vociferar, lanzar huevos y usar la violencia, que ellos no borran el robo de los bienes del pueblo.

Y como si no fuera suficiente lo copiado, ahora también se comercializarán inmuebles municipales. ¿Diferencias con el zacariismo?

Miguel Prieto va asumiendo su posición de liderar el mismísimo esquema mafioso que genera beneficio a sus cercanos, en detrimento de la mayoría esteña, y que había prometido desterrar. El Este nunca fue sucursal del cielo, y penosamente nunca se ha tenido un intendente patriota e íntegro.

No es factible ocultar la podredumbre por mucho tiempo, pues su hedor trasciende y expone tarde o temprano, lo putrefacto. Todos quienes hacen mal uso de los recursos comunales deben ser sancionados, independientemente a partidos políticos, apellidos o presentación de marketing como angelito siendo engendro.

La ciudad ha experimentado en demasía vigencia de populistas, fascistas y ladrones de baja monta, que se desplazan sin sanciones por la impunidad obtenida con dinero, padrinazgos políticos y de logias.

El statu quo es insalvable si el pueblo no toma la decisión de exigir que malvivientes estén en las cárceles y ya no en cargos públicos con su aval. Si todo sigue igual, es por la misma indiferencia de quienes son víctimas por propios méritos.

Compartir:

Artículos Relacionados

Scroll to Top