Fecha Actual

Vecinos del barrio Boquerón debe convivir con la cloaca vertida de la cárcel regional

Las calles de la zona están invadidas por el agua servida que sale de la Penitenciaría Regional de Ciudad del Este y todo empeora con el desastre causado por la Essap.

Vecinos del barrio Boquerón de Ciudad del Este manifestaron su malestar por la desagradable situación que deben soportar a diario por causa del desagüe cloacal proveniente de la Penitenciaría Regional, que invade las principales arterias de la zona e incluso algunas residencias. La zona en cuestión no alberga solamente viviendas particulares, sino que también varios locales comerciales y gastronómicos, que se ven fuertemente afectados por esta situación que se arrastra hace años.

Si bien las comisiones vecinales del barrio ya solicitaron a las diversas instituciones una solución al problema, hasta la fecha no han logrado respuesta alguna. “Es una vergüenza, el olor nauseabundo, las moscas y todo este desastre que invade nuestras casas” expresó uno de los afectados.

Los afectados prefieren el anonimato debido a las amenazas que ya habría recibido uno de los vecinos tras denunciar el hecho. Aseguran que anteriormente “disimulaban más”, dejando correr el desagüe en horas de la madrugada, pero ese fantasioso cuidado dejó de hacerse y hoy en día largan el agua servida  a cualquier hora del día. “Ya se realizaron muchas quejas y denuncias por parte de las comisiones vecinales, recibiendo incluso amenazas por denunciar. Ahora nos queda como última opción hacer público el caso involucrando a la prensa, tal vez así decidan actuar”, sentenció el morador del lugar.

Varias protestas se dieron en marco a esta problemática, pero nunca nadie dio alguna solución.

La peor parte es cuando en los días de lluvia el desagüe cloacal cobra fuerza y llega hasta el Lago de la República, que provee del vital líquido a miles de hogares en la zona. “En las ruedas de los vehículos queda impregnado el desecho del desagüe y todo el olor llevamos a nuestras casas, es un asco, un desastre”, afirmó uno de los vecinos afectados.

Toda esta situación se complica aún más cuando la Essap realiza trabajos en la zona, dejando veredas rotas y las calles en pésimo estado. “La Essap viene cuando se le antoja, rompe las calles y nos deja el desastre encima para que reparemos, es una locura esto” señaló el afectado, quien aclara que varias notas ya fueron presentadas a la Municipalidad y otras instituciones, buscando una solución. También se hicieron protestas de diversas índoles, sin recibir respuestas concretas.

Compartir:

Artículos Relacionados

Scroll to Top