Fecha Actual

Venezolanos buscan refugio en CDE y terminan mendigando en las calles

Hace varios meses se puede observar a varios venezolanos pidiendo ayuda en los semáforos, incluso con niños en brazos.

En los últimos tiempos se volvió habitual ver en las calles -especialmente en los semáforos- a personas de otras nacionalidades que piden ayuda o hacen algún tipo de “arte” a cambio de un par de monedas, principalmente provenientes de Venezuela. Si bien contarían con los documentos legales que les permite la circulación por el territorio nacional, las necesidades no dan tregua y mucho de ellos llegan a sobrevivir en condiciones extremas. Las cifras indican un flujo migratorio de 3.308 venezolanos en sólo 9 meses.

Aunque estas prácticas se vuelven habituales a nuestros ojos, atendiendo principalmente la permanencia de nativos en estos lugares, a ellos se suman personas oriundas de Perú y especialmente de Venezuela, quienes en busca de un mejor vivir llegan hasta esta parte del continente y terminan en situación de calle y viviendo de limosnas.

Solo en los últimos nueve meses se registró un flujo migratorio de 3.308 venezolanos, lo que corresponde a un promedio de 368 registros de entradas mensuales y 12 diarios. En muchos casos, estas cifras son engrosadas por quienes realizan varias entradas y salidas durante el mes, como el caso de quienes trabajan como conductores  de aplicaciones, quienes anteriormente se abastecían de combustible en territorio argentino. Es decir, un sólo extranjero pudo haber entrado y salido del país varias veces durante una semana o mes.

Fabio Espinoza, director general de Movimiento Migratorio a nivel país, señaló que es una problemática que aqueja desde hace bastante tiempo y que va en aumento en varias ciudades, principalmente después de la pandemia. Contó que la Comisión Nacional de Apátridas y Refugiados -CONARE- cuenta con una lista de refugiados en el Paraguay y que actualmente se encuentran focalizando en los lugares donde  estos migrantes se encuentran, para verificar los documentos que poseen y así conocer sus condiciones migratorias, cotejando listas y registros migratorios. “Verificamos su estatus migratorio y en caso de no tener el comprobante de ingreso ni figurar en las listas, se activa el protocolo y notifica para que se presenten a la Dirección Nacional de Migraciones, donde se cotejará la situación de sus trámites y si no comparecen se podría llegar a sanciones como la expulsión” explicó.

Espinoza explicó que existen dos situaciones, en una de ellas es como solicitantes de refugio y los que ya están con estatus de refugio. La diferencia se da en el beneficio de derechos para un refugiado con estatus adquirido. “La CONARE hace un estudio pormenorizado de cada solicitud con los documentos incluyendo la comparecencia, acorde a eso se le da el estatus de refugiado. Una vez que tienen esta condición ya directamente pueden y deben obtener residencia de refugiado e incluso el documento de paraguayo, sin límites de tiempo”, dijo.

En referencia a los que se encuentran en los semáforos, Espinoza dijo que son considerados en situación de calle. “En esos casos informamos a la Conares, porque ellos tienen asistencia a refugiados con otras organizaciones como Semillas de la Democracia, con quienes trabajamos por ellos, con apoyo a sus necesidades. Visualizamos estas situaciones e informamos”, finalizó.

Existen puestos de migraciones y oficinas regionales donde se hacen estos trámites migratorios de documentación como la solicitud de prórroga, residencia espontánea u ocasional, así como en condición de turistas, que duran 90 días o una residencia temporal con dos años de validez.

Compartir:

Artículos Relacionados

Scroll to Top